Los servicios de tramitación de siniestros de AFM salvan la cuota de mercado de un asegurado

  • enVision 9.2

Un siniestro grave constituye siempre una excelente oportunidad para demostrar al asegurado el valor añadido que el seguro aporta a su empresa. Para garantizar que un eventual siniestro pueda transformarse en una experiencia positiva tanto para usted como para sus clientes, en este artículo presentamos varios factores que conviene tener en cuenta a la hora de considerar los servicios de tramitación de siniestros de una aseguradora.

Servicios de tramitación de siniestros: factores clave

1. ¿Cuál es la política de la empresa en materia de pagos de indemnizaciones por adelantado? En caso de siniestro grave, el asegurado se verá obligado a reaccionar rápidamente para limitar los daños y retomar cuanto antes sus actividades. Esta necesidad obliga, por lo general, a efectuar reparaciones y pagar a contratistas antes de la indemnización definitiva del siniestro. Las aseguradoras que ofrecen pagos por adelantado pueden ayudar a sus clientes a gestionar los problemas de flujo de caja que suelen surgir tras un siniestro grave.

2. ¿Utiliza la compañía peritos internos o externos? Contar con un equipo interno de profesionales permite a la aseguradora dotarles de la posibilidad y flexibilidad necesarias para tomar decisiones clave sobre el terreno. Esta ventaja permite agilizar el proceso y evitar problemas de comunicación entre un gran número de partes implicadas.

3. ¿Cuál es la experiencia del equipo de tramitación de siniestros para limitar los daños y reducir el impacto negativo a largo plazo sobre la actividad del asegurado? Un siniestro grave puede dar lugar a daños que la póliza nunca llegará a cubrir, como una pérdida de cuota de mercado, un deterioro de la imagen de la marca a largo plazo, o una degradación de la relación con proveedores y clientes. Además de reducir los costes de las pérdidas directas, los profesionales en tramitación de siniestros contribuyen a reducir estos costes indirectos como consecuencia de un siniestro grave.

Apoyándose en estos tres factores, un asegurado de AFM consiguió limitar el impacto de un incendio en la rentabilidad a largo plazo de su empresa.

El incendio en cuestión se produjo en una de las principales fábricas del grupo y provocó importantes daños en un equipo estratégico para la producción. La gravedad de los daños fue tal que, tras una primera evaluación, se consideró necesario proceder a la sustitución total del equipo. Según las indicaciones del proveedor del equipo dañado, el plazo de sustitución ascendía a un periodo de entre seis y ocho meses. La ausencia de un equipo clave durante un periodo tan largo de tiempo podría haber provocado la pérdida de contratos para el asegurado, además de dañar su relación con clientes y proveedores importantes.

Gracias a la experiencia de nuestros profesionales de tramitación de siniestros, el equipo pudo identificar una solución alternativa, consistente en la contratación de los servicios de una empresa especializada, capaz de reparar la máquina en un periodo de tan solo 10 semanas.

Durante este periodo, el asegurado, el corredor y el equipo de tramitación de siniestros trabajaron conjuntamente para encontrar unas instalaciones alternativas que permitieran a la empresa seguir desarrollando su actividad, hasta la reparación definitiva de la máquina. AFM abonó, además, al asegurado varios pagos por adelantado para ayudar a la empresa a gestionar su flujo de caja durante todo el proceso.

Gracias a nuestra experiencia y a nuestro enfoque creativo a la hora de resolver problemas de este tipo, el asegurado, el corredor y el equipo de tramitación de siniestros de AFM pudieron encontrar juntos una solución que permitió al asegurado reducir el coste del riesgo a largo plazo, a pesar de haber sufrido un siniestro grave en sus instalaciones.

Visite el sitio web de AFM para obtener más información acerca de los servicios de tramitación de siniestros de AFM.

 

Leer más historias de clientes