Misión cumplida

  • enVision 10.2

Descubra el compromiso de AFM en materia de tramitación de siniestros

Una planta de pastelería congelada asegurada por AFM sufre un incendio en una de sus cintas transportadoras. Gracias a la protección por rociadores instalada, los daños consiguen limitarse considerablemente. Sin embargo, el siniestro trae consigo un nuevo riesgo potencial: la contaminación del producto acabado almacenado, una situación capaz de generar importantes pérdidas de ventas y de cuota de mercado para la empresa. La situación requiere, por tanto, de una actuación rápida y sin demora. Gracias a los esfuerzos conjuntos del corredor, del asegurado y de AFM, el siniestro se resuelve con rapidez y la interrupción de las actividades consigue reducirse al mínimo.

Creciendo juntos
Los inicios de esta colaboración se remontan a 2009. Por aquel año, la cuenta se componía de una única fábrica protegida por rociadores, que albergaba la totalidad de las líneas de producción de la empresa. Poco después, aumentaron las ventas y la dirección decidió adquirir un segundo edificio, también protegido por rociadores.

Proposición de valor
Poco después de la ampliación, se celebró una reunión entre el corredor, el asegurado y AFM para tratar la estrategia de mejora del riesgo de la cuenta y los detalles de la próxima renovación de la póliza. Desde un punto de vista técnico, este asegurado compartía la filosofía de prevención de siniestros de AFM y, de hecho, hacía años que venía realizando un excelente trabajo de mejora de la calidad del riesgo en sus instalaciones.

No obstante, a pesar de esta sólida relación, la competencia se había intensificado tanto para el corredor como para AFM a raíz de un aumento de la capacidad y de la aparición de nuevos actores en el mercado. Además, aunque el director financiero del asegurado estaba convencido de que las amplias coberturas y el alto nivel de servicio ofrecidos por el corredor y por AFM suponían un gran valor añadido para su empresa, no había vivido nunca un siniestro en primera persona. Por ello, dudaba de la capacidad de AFM de mantener su promesa y de poder gestionar, llegado el momento, un siniestro grave de manera eficaz.

Ante estas dudas, el director financiero solicitó ejemplos de siniestros anteriores que demostrasen la capacidad de AFM en este campo. El corredor presentó, entonces, los numerosos galardones y reconocimientos recibidos por AFM. Sin embargo, lejos de aplacar su escepticismo, las dudas del director financiero seguían todavía muy presentes. El asegurado necesitaba, por tanto, una prueba real para convencerse, una prueba que llegaría mucho antes de lo que nadie podría haber imaginado.

La prueba de fuego
Apenas había transcurrido una semana desde la reunión, cuando se produjo un incendio en la cinta transportadora de una línea de producción del edificio que se había adquirido hacía poco. El incendio pudo controlarse mediante siete rociadores, y los daños se limitaron a la línea de producción, sin que se viera afectado el almacenamiento contiguo de productos acabados. Poco después del incendio, el perito interno de AFM se puso en contacto con el asegurado para presentarle una serie de soluciones adicionales destinadas a reducir los daños por humo.

Reanudación de las actividades
Gracias a la estrecha colaboración entre los departamentos de ingeniería y siniestros de AFM, junto con la participación de una empresa de descontaminación externa, el asegurado pudo limitar los daños y volver a poner en servicio rápidamente todos los equipos afectados. La totalidad de las actividades de producción pudo reanudarse en cuatro días y, en menos de una semana, nuestro perito y el asegurado llegaron a un acuerdo para el pago de la indemnización del siniestro.

Planificación adecuada, disponibilidad suficiente de stocks y una tramitación óptima del siniestro permitieron, a partes iguales, evitar cualquier posible pérdida de ventas para la empresa.

Un verdadero valor añadido
Aunque la reacción inicial del asegurado fue de escepticismo en cuanto a la capacidad de AFM de cumplir su promesa, este incendio, declarado en las principales instalaciones de producción de la empresa, puso de manifiesto nuestro compromiso básico en materia de tramitación de siniestros: ofrecer siempre al asegurado un servicio «rápido, profesional y justo».

Tanto el corredor como el asegurado se mostraron muy satisfechos con la gestión del siniestro y la asistencia prestada por AFM durante estas circunstancias particularmente complejas para la compañía. A raíz de ello, el asegurado siguió la recomendación de su corredor y renovó la póliza de daños con AFM. Este caso no es más que uno de los muchos ejemplos que ponen de manifiesto la voluntad de AFM de establecer relaciones de colaboración duraderas con sus corredores y asegurados.

 

Leer más historias de clientes