¿Por qué confiar en AFM? Las cifras hablan por sí solas