Kit de herramientas para riesgos naturales

Con el kit de herramientas para riesgos naturales de AFM, su empresa contará con los recursos necesarios para aprender a proteger mejor sus instalaciones contra una posible catástrofe natural. Para evitar un siniestro grave, la mejor solución pasa siempre por una combinación de dispositivos de protección física y de medidas procedimentales encaminadas a la prevención del siniestro. En cuanto al primer componente, la protección, nuestro ingeniero de cuenta le ayudará a poner en práctica las medidas de protección física más idóneas para sus instalaciones; en cuanto al segundo, nuestro kit de herramientas para riesgos naturales es el mejor aliado de su empresa para ayudarle a definir los procedimientos necesarios para hacer frente a cualquier riesgo natural que se presente.

Una catástrofe natural puede llegar en cualquier momento. Independientemente del riesgo al que se vean expuestas sus instalaciones (terremoto, inundación, helada o temporal de viento), nuestro kit de herramientas para riesgos naturales le dará las claves necesarias para prepararse eficazmente ante cualquier eventualidad.

Terremotos

Aunque utilicemos todos los medios a nuestro alcance para medir la actividad sísmica de una zona, es imposible predecir con exactitud el momento y la intensidad de un futuro terremoto. Para hacer frente a este riesgo natural y limitar las pérdidas potenciales para la empresa, la mejor opción es prepararse previamente de forma específica para ello.

Aunque los daños asociados a un posible terremoto pueden llegar a ser muy graves (daños estructurales en edificios, incendios como consecuencia de fugas de gases inflamables, etc.), poniendo en marcha una serie de medidas adecuadas, pueden reducirse eficazmente las pérdidas para la empresa.

Inundaciones

De acuerdo con los datos recabados por AFM, aproximadamente una de cada diez instalaciones comerciales se encuentra expuesta a un riesgo de inundación. La inundación es, de hecho, uno de los riesgos naturales más devastadores y que más costes generan a nivel mundial. Aunque los daños causados por una inundación pueden llegar a ser considerables, se trata de un fenómeno natural que puede predecirse y, por tanto, sus consecuencias pueden limitarse gracias a la investigación y a la puesta en práctica de una serie de medidas preventivas adecuadas.

En caso de siniestro, las instalaciones que cuentan con un plan integral de respuesta ante emergencias por inundación sufren cerca de un 70 % menos de daños y retoman antes sus actividades que las que carecen de él. Su ingeniero de cuenta de AFM se encuentra a su disposición para ayudarle a identificar el riesgo de inundación que afecta a sus instalaciones y para asesorarle acerca de los pasos necesarios para poner en marcha este tipo de plan.

Para descubrir si sus instalaciones se encuentran ubicadas en una zona inundable, consulte nuestro mapa global de zonas inundables (en inglés), una herramienta que le permite identificar, a escala mundial, las zonas afectadas por un riesgo moderado o elevado de inundación.

Heladas

Un episodio de heladas puede acarrear consecuencias catastróficas para las actividades de una empresa. Por ello, en caso de bajas temperaturas, es importante que se tomen todas las medidas a nuestro alcance para evitar un posible siniestro, desde cerrar las ventanas para bloquear la entrada de aire frío, hasta poner en marcha los procedimientos necesarios para evitar el posible congelamiento y estallido de las tuberías.

Contar con un plan de emergencia específico para este tipo de situaciones contribuye, por tanto, a evitar la posible interrupción de las actividades de la empresa. Para prepararse correctamente ante el riesgo de heladas, es esencial comprender sus causas y consecuencias, y tomar las medidas preventivas necesarias para garantizar la resiliencia de la empresa durante todo el invierno.

Temporales de viento

Huracanes, ciclones, tifones... ante fenómenos naturales de tal magnitud, no es disparatado pensar que nuestras instalaciones se verán abocadas irremediablemente a un siniestro catastrófico. Sin embargo, en la práctica, existen numerosos métodos de protección para hacer frente a estos fenómenos extremos.

Si sus instalaciones se encuentran en una zona propensa a temporales de viento, su ingeniero de cuenta puede ayudarle a identificar una serie de soluciones físicas, diseñadas específicamente para proteger los bienes de su empresa contra posibles daños. Amplíe sus conocimientos acerca del riesgo por viento y establezca un plan de respuesta ante emergencias para poder hacer frente a los fenómenos más extremos.